• Teresa Del Rosario

Chupete ¿sí o no? ¿Qué tengo que saber?


Decidir si darle chupete a un bebé siempre genera cierto debate y controversia entre las madres/padres y es una pregunta muy habitual en los cursos de preparación al parto.

¿Chupete sí o no? ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos?


Sigue leyendo, ¡ te lo explico !


Primero que nada, como cualquier cosa relacionada con la crianza de los hijos, que usen chupete o no, es algo puramente personal y debe ser decisión única y exclusiva de sus padres.


Ventajas del uso del chupete


  • Efecto calmante: la mayoría de los bebés nacen con un reflejo de succión bastante fuerte en algunos casos. La succión les hace segregar endorfinas, que les calma y les relaja, sobre todo en situaciones de sueño, molestias por gases, vacunas... Si no podemos recurrir al pecho para que el bebé se calme, el chupete puede ser un gran aliado.

  • Conciliación del sueño: cuando un bebé se está quedando dormido, la succión superficial que hace con el chupete puede ayudarle a conciliar de forma más fácilmente el sueño. Esto también ocurre con el pecho cuando el bebé realiza una succión no nutritiva y se va quedando dormido.

  • Evitar el uso del dedo: es preferible que use el chupete, el cual se puede desechar y tirar pasado un tiempo, a que se chupe el dedo pulgar, ya que suele costar mucho más dejar este hábito.

  • Protección ante la muerte súbita del lactante: numerosos estudios están demostrando que el uso del chupete y esa succión superficial y no nutritiva, aumenta el mecanismo de protección ante el síndrome de muerte súbita del lactante.

Desventajas del uso del chupete


  • Interferencia con la lactancia materna: un uso precoz del chupete en un recién nacido podría confundir su forma de succión, ya que la succión al chupete y al pecho es diferente por lo que podría producirse cierto rechazo al pecho si introducimos el chupete antes de tiempo. La recomendación suele ser introducir el chupete en torno a las 4-6 semanas de vida cuando la lactancia materna ya está bien establecida.

  • Que se acostumbre: es habitual que los bebés se acostumbren a su uso y les cueste dejarlo llegado el momento. La recomendación suele ser retirar el chupete en torno al año de vida ya que su uso prologongado podría provocar deformidades en el paladar y en la mordida del niño.

  • Retraso en el habla: un uso excesivo del chupete podría estar relacionado con un retraso en el habla y una peor dicción de ciertos sonidos.


¿Entonces qué hago? Recomendaciones:


Como dije antes, el uso del chupete es una opción personal. Si te decantas por el ponérselo a tu bebé, recuerda:


  • Espera a que la lactancia esté establecida.

  • Intenta que lo use sólo en momentos de sueño o cansancio.

  • Intenta no abusar de él y ponérselo cada vez que el bebé llore.

  • Usa el chupete con la tetina más anatómica posible ya que son los que menos deforman el paladar.

  • Uso máximo hasta los 18 meses.

  • Nada de endulzarlo ni añadirle sustancias azucaradas.

  • Mantenerlos limpios y guardados en casa (si puede ser),

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo